Artículos y reportajes relacionados con la salud y la planificación familiar.

, ,

¿Por qué soy una atrasada?

Desde que cumplí 20 años siempre ha aparecido alguien en el camino que hace las siguientes preguntas: ¿Tiene marido e hijos? Siempre, hasta hoy con 28 años, me toca responder que no, porque no tengo ninguna de las dos. Se sorprenden ellos y me sorprendo yo al tiempo; ellos porque me ven como una atrasada y me lo dicen sin anestesia – ” ¿A usted qué le pasa? la está dejando el tren, cuando lo tenga él le va a decir abuela” –

upset-black-woman-white-background-1Estoy cansada de oír a tanta gente que piensa de la misma manera, como si al nacer nos metieran un chip con la información destinada a que tenemos que crecer para conseguir un marido, tener hijos. También he hablado con mujeres que me hacen pensar que algo anda mal y estamos haciendo las cosas al revés.

Cuando somos jóvenes nada nos cansa, somos capaces de madrugar, trabajar de sol a sol, hacer deporte y de paso nos queda alientos para irnos de parranda. Si una persona tiene metas y sueños que cumplir (además de las cosas básicas que necesitamos, cómo educación, alimentación, salud, vestido y vivienda), ¿por qué no usar esas energías para lograr todas esas metas, hacer realidad los sueños y asegurar lo básico?, como dicen por ahí ” la papita ” y ahora sí conseguir una pareja que ojalá también haya estado en el mismo proceso, y claro está, bienvenidos sean los herederos.

Pero la realidad no es esa. Según cifras de la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (Ends) de Profamilia, las adolescentes entre los 15 y 19 años de edad han sido madres o se encuentran en estado de embarazo. Siendo Colombia con un 19.5% uno de los 3 países en Latinoamérica junto con Ecuador y Venezuela con más índices de embarazos a temprana edad según la ONU.

En ultimas las niñas están teniendo hijos desde los 15 años, las que no cuentan con suerte deben abandonar sus estudios para buscar un trabajo y criar sus hijos, hasta que el mismo sufrimiento las hace pensar en que debían estudiar y conseguir las tantas cosas que ya mencioné antes. Así, el siguiente paso es; las que cuentan con su familia dejan los hijos con los abuelos y las menos afortunadas deben conseguir un extraño que se los cuide, si esta persona no cumple sus expectativas trabajando en su país, el siguiente paso es viajar al extranjero, donde según las creencias, es donde seguramente si conseguirá todo lo que tiene en mente. Se van sin sus hijos y se pierden la etapa más importante de su crecimiento, dejando su formación en manos de terceros aun sabiendo todo lo que esto conlleva.

Lo importante ahora no es criticar si no crear conciencia en nuestros jóvenes para que planeen bien sus proyectos de vida, hagan las cosas por el lado derecho sin que no los traten de atrasados por pensar de manera responsable. Tener hijos es una bendición, pero tener hijos en buenas condiciones… es una doble bendición.