Entradas

, , ,

Embajadores Junior de África visitan Colombia

africa-ghana-colombiaLa visita de los Embajadores Junior que se realiza bajo la coordinación de la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia, APC-Colombia, con el apoyo técnico del Ministerio de Cultura y la Alcaldía de Cartagena, tiene por objetivo promover un espacio de intercambio entre jóvenes de 14 a 17 años de zonas rurales de Ghana y otros países con diferentes experiencias y contextos, que cuentan, como Colombia, con la presencia de población afrodescendiente. Este año también visitaron Estados Unidos y esperan visitar Brasil en el 2015.

Con este proyecto se busca aumentar la conciencia sobre la pobreza y los problemas de los niños y jóvenes en Ghana y Colombia, empoderarlos como agentes de cambio y fomentar los programas de intercambio cultural entre ambos países, dándoles una voz y una plataforma para comunicar sus desafíos y necesidades.

A través de estas experiencias culturales, se espera fomentar la educación en las comunidades locales, animar su confianza y avanzar en el desarrollo de sus sociedades.

La delegación, compuesta por 3 niñas y 3 niños de diferentes regiones de Ghana, estarán en Bogotá y Cartagena hasta el 11 de octubre, donde realizarán visitas a la Boquilla, con el Ministerio de Cultura, y a la Isla de Tierra Bomba, con la Fundación World Coach, además de los recorridos culturales e históricos que ofrecerá la Alcaldía de la Ciudad de heroica.

Para el Gobierno de Colombia esta visita representa un acercamiento importante con la Unión Africana, que es el máximo organismo de aquel continente, conformado por 54 países y dedicado a incrementar la integración económica y política entre sus estados miembros.

APC Colombia, en el marco de la Estrategia África, espera que con esta actividad se fortalezca la Diáspora Africana, en la cual los ghaneses podrán interactuar con los jóvenes colombianos en Cartagena, para conocer el legado cultural del país y las raíces africanas. Esta iniciativa será el punto de partida para seguir trabajando conjuntamente por el bien y el futuro de los niños y jóvenes de ambas naciones.

Según datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) la población afrodescendiente en Colombia, que incluye la mulata, raizal y palenquera, corresponde al 10,52% del total del país. De hecho, esta actividad se desarrolla en Cartagena, después de Cali, por ser la segunda ciudad con mayor población afrodescendiente.

Esta iniciativa de la Unión Africana y la Fundación Internacional Organización Plan, es de suma importancia para los propósitos de la Unión Africana (UA) por fortalecer la integración política y socio-económica del continente, la promoción de la paz, la seguridad y la estabilidad africana, y el fomento de la cooperación internacional.

La Unión Africana es una organización internacional de carácter supranacional que tiene como objetivos fundamentales: la aceleración de la integración política y socio-económica del continente, la promoción y defensa de las posiciones comunes africanas en asuntos de interés para sus pobladores, la promoción de la paz, la seguridad y la estabilidad, el fomento de la cooperación internacional y la protección y promoción de los Derechos Humanos, entre otros.

En la actualidad, son miembros de la UA todos los países del continente, con excepción de Marruecos, constituyéndose así en la principal organización internacional de África y en la vocera institucional oficial de la agenda internacional africana.

La Diáspora Africana se refiere al éxodo de personas de origen negro y africano y de sus descendientes hacia diferentes lugares del mundo, al principio hacia Oriente Próximo, luego a Europa y desde entonces, mayormente, hacia América.

En el caso de Colombia, la diáspora hace referencia a la herencia cultural, social, comunitaria y ancestral que tiene origen en la importante población afro de Colombia; dicha herencia africana es patrimonio nacional y se expresa en una relevante participación demográfica así como en sus manifestaciones políticas, sociales y culturales.

Fuente: Ministerio de Cultura (Colombia)

, , , , , ,

Lia Samantha – Colombia Moda 2014 con AfroEstilo.com

Lia Samantha – Colombia Moda
AfroEstilo habla con la diseñadora de moda chocoana que presentó su colección el 23 de julio en el espacio Non Stop, una de las novedades de Colombiamoda. Lia Samantha es la primera mujer afrodescendiente participando en Colombia Moda como diseñadora y con el uso de telas africanas.

‘Every Day Afro’ es el nombre de la colección que Lia presentó – una colección pensada para mujeres y hombres con una vida activa, artistas y cantantes, actores, actrices, presentadores, que se encuentran influenciados por la cultura afro dentro de su estilo de vida, y que buscan algo llamativo en sus prendas.

Con el uso de las telas africanas, Lia es la encargada de la mayoría de los looks de Goyo, vocalista de ChocQuibTown, las presentadoras Claudia Lozano y Mábel Lara, entre otras personalidades.

, ,

Diferentes Naciones, Una Sola Historia

post-una-sola-historia

¿Por qué es necesario que todos los Afrodescendientes de América Latina, el Caribe y América del Norte se conozcan más?

post-una-sola-historia

En Colombia, como en la mayoría de los países con poblaciones negras o indígena, sólo una parte de sus miembros ha sido aceptados y han tenido más oportunidades para el progreso social, en la medida en que han sido portadores de los mismos códigos culturales, económicas, sociales y religiosas de los de la clases que ejercen el poder político en cada una de nuestras república.

Escrito por Tomás Fernández Robaina

Mi objetivo principal es el siguiente: el intercambio de experiencias en torno a la lucha y la visibilidad de las contribuciones de los africanos y sus descendientes en la formación de las nacionalidades y culturas de América Latina, poner en relieve el legado histórico y su presencia efectiva, obtener una base que permitirá que reclamemos nuestros derechos en todos los niveles de la sociedad, y para tratar de eliminar la historia y la omisión social perpetrada por las influencias políticas y culturales eurocéntricas heredadas de la colonización.

Es muy importante que reconozcamos cómo esta lucha comenzó hace mucho tiempo, cuando no nos llamamos a nosotros mismos “negros”, ” afroamericanos”, o “afrodescendientes”, como nos identificamos actualmente. Como “cubanos” “mexicanos”, ” colombianos”, ” brasileros”, etc, lo ideal es reconocernos, como ciudadanos de nuestros respectivos países teniendo como referencia lo que respecto a distinción de razas se dictan en nuestras constituciones. Hermosas palabras, que, en la práctica, en su mayoría no se encuentra exenta de algunas excepciones.

Debemos tener en cuenta que lo que ahora se considera un logro indiscutible es el resultado de la gran lucha de los colombianos negros, de los afrocolombianos por hacer valer sus derechos luchando contra la oscuridad, razón por la que han sido silenciados de la relevante presencia afrocolombiana en la historia y la sociedad.

Del mismo modo, no podemos olvidar que el trabajo de Colombia , más bien, su lucha, ha llegado a buen término en conjunto con los movimientos sociales similares de nuestros hermanos afrodescendientes presentes en todos nuestros países de América, con una gran visibilidad, algunos más que otros.

En el caso de Colombia, ese esfuerzo contiene una lección profunda y paradigmática porque el país cuenta con la mayor población de afrodescendiente que habla castellano, además de una hermosa lucha social y política, valiente y prolongada por sus derechos.

El progreso de los afrodescendientes, la lucha de Colombia , sus éxitos , debe ejercer una mayor influencia en los esfuerzos similares que tienen lugar en otros países, y como tal, sus triunfos son también los nuestros. Y las que tienen lugar parcial o totalmente en otros territorios dentro de nuestro continente son también de Colombia.

La particular y emergente lucha en las sociedades de América Latina debe ser reconocido por todos los que conforman el movimiento social de los afrodescendientes en América, por lo que nuestras demandas y reclamaciones ganarán más fuerza social y política de la solidaridad, que será particularmente influir en todos y cada uno de sus movimientos, y ganar más apoyo entre sí, ya que de esta manera esta lucha se hace más visible internacionalmente.

En ese mismo orden de ideas, es necesario que sepamos qué está pasando en Argentina, Bolivia, Brasil, Cuba, Chile, Ecuador, México, Uruguay, Paraguay, Puerto Rico, Venezuela y en cada una de las repúblicas de América Central, donde están presentes la demandas de los garífunas, negros de origen caribeño .

Sin embargo, nuestros objetivos no sólo deben ser intelectual, pero también práctico e ideológico. Debemos tener en cuenta que allí donde hay una población afrodescendiente, existe un movimiento exigiendo nuestros derechos. Debemos transformar nuestra lucha moderna en nuestras trincheras nacionales, mediante el apoyo y la solidaridad en las acciones que nos benefician mutuamente, y hacer que nuestra presencia más visible con el fin de acabar con las oscuridades y omisiones acumulados en las historias oficiales de nuestros países.

Debemos saber que nuestros antepasados vinieron, ¿cuáles fueron sus culturas, sus tradiciones, por eso algunos se quedaron más visible en ciertos lugares más que en otros, sus danzas, sus tradiciones, costumbres, canciones, donde la influencia africana es innegable, las tradiciones, las creencias y las danzas que se convivieron africano con el europeo en un proceso muy interesante de influencia mutua, algunas más visibles que otras , al igual que esas nuevas cosas que surgieron como resultado de las influencias religiosas, musicales y culturales recíprocas.

Más a menudo que no en nuestros países, “el Africano” se diluyó y desapareció en su totalidad o en parte como consecuencia de la política represiva de británicos, holandeses, y el colonialismo francés ejercida a través de las sucesivas generaciones de esclavos que en conjunto perdieron sus tradiciones recién encontradas en poder de la primera generaciones, pero está prohibido la práctica de ellos, no pudieron mantener sus raíces africanas puras.

En términos generales, hay muchas preguntas con respecto a las particularidades de los diferentes poderes coloniales en nuestras tierras, pero todavía hay una necesidad de respuestas amplias y profundas que deben ser socializada, como las causas de por qué las culturas y las religiones de África son más prominente en algunos de nuestros países de lo que son en otros, en algunos casos desaparecen por completo como consecuencia de la aculturación de las metrópolis europeas.

¿Qué es africano o aparentemente africana en la cultura afrocolombiana? Lo que es realmente nuevo afrocolombiana en la sociedad colombiana? Debemos hacer estas preguntas en todos los países de América Latina. ¿Quién de ustedes es capaz de responder de manera que pueda conocer más acerca de Colombia? ¿Existen creencias populares derivadas del contacto con las prácticas católicas y las creencias religiosas africanas y aborígenes? ¿Quién de ustedes me puede decir qué grupos étnicos son descendientes de los verdaderos afrocolombianos?

Hago estas preguntas no para respuestas inmediatas, sino para motivar la reflexión y la valoración de pertenecer a una población históricamente marginada de la cultura y de una historia eurocéntrica promovida por los poderes económicos y políticos de las clases dominantes de Colombia. En Colombia, como en la mayoría de los países con poblaciones negras o indígena, sólo una parte de sus miembros ha sido aceptados y han tenido más oportunidades para el progreso social, en la medida en que han sido portadores de los mismos códigos culturales, económicas, sociales y religiosas de los de la clases que ejercen el poder político en cada una de nuestras república.

Por lo tanto, vamos a debatir algunas de las ideas presentadas, vamos a convertir este encuentro asediado no sólo para reclamar los lugares olvidados e ignorados de los afrodescendientes en la historia de Colombia, sino que, de manera similar para todos los lugares de nuestras historias nacionales. La lucha no es aplicable sólo a los afrocolombianos, pero pertenece a todos nosotros, los afrobrasileños, los afrocubanos, los afroecuatorianos, los afrolatinoamericanos en su conjunto.

Acerca de Tomás Fernández Robaina:

Tomás Fernández Robaina es investigador y profesor de la Biblioteca Nacional de Cuba, y es licenciado en Información Técnica y Bibliotecología. Ha dado conferencias en congresos, impartido seminarios y cursos sobre la historia de los africanos y sus descendientes en su país, así como en Alemania, Brasil, Canadá, Colombia, España, Estados Unidos, Guadalupe, Martinica, México, Nigeria, Senegal y Venezuela. Ha sido profesor de la Bibliografía Cubana y en otras disciplinas en el departamento de Comunicaciones, así como en la Escuela de Artes y Letras de la Universidad de La Habana.