Entradas

,

Relación Entre las OSC y las Empresas, un Reto Entre Dos

Para poder establecer una relación OSC – empresa que garantice éxito en la operación social es necesario que las Organizaciones de la Sociedad Civil formalicen su conocimiento y prácticas entorno al funcionamiento del sector empresarial.

11/01/2014 por Jhon Edward San Marino

La filantropía para algunos es la forma más eficaz de limpiar sus conciencias y poder dormir cada noche con tranquilidad; para otros, es una opción de contribuir al desarrollo de la sociedad de una manera desinteresada. Para muchos es el canal de divulgación de sus “buenas acciones”; lo que les va a permitir obtener reconocimientos en sus diferentes círculos sociales. (Empresas, iglesias, clubes, etc)

Está claro que cada uno de estos actores del cambio y sus “buenas prácticas sociales” recibe un beneficio por ayudar a otros a mejorar su calidad de vida, que en esencia es lo que buscan las organizaciones de la sociedad civil (OSC) cuando deciden existir, incluso aquellas que trabajan para la protección del medio ambiente. Ahora bien, entremos en materia y vayamos directo al punto.

relacion-empresasLas organizaciones de la sociedad civil existen debido a la falta de atención y acción por parte del Estado en algunos segmentos de la sociedad, los que comúnmente llamamos comunidades. Por lo general estos segmentos se encuentran en lugares remotos de los países, donde es casi imposible poner en evidencia la existencia de ciertos tipos de problemáticas como la contaminación, el desplazamiento, la pobreza extrema entre otros; pero hay otros segmentos de la sociedad que se encuentran al interior de las ciudades, donde sus problemáticas son visibles y evidente ante los ojos de todos, pero la solución es tan remota como quienes pueden hacer el cambio (Estado). Bajo este panorama, se hace más que necesaria la presencia y acción de un interlocutor que abogue por los diferentes segmentos de la sociedad, que se encuentran a la deriva, a la espera de orientación y guía para la posible solución a sus problemas sociales. De ahí la importancia de los líderes comunales o líderes sociales.

Gran parte de las organizaciones de la sociedad civil son creadas por personas que viven dentro de las comunidades, (líderes sociales/comunales) que han vivido la problemática que pretenden atacar o atacan, o tienen alguna relación cercana con esas comunidades; y no es para menos, pues en este sentido su presencia es más que importante, ya que estas personas que conforman los equipos de trabajo, reúnen un conjunto de cualidades que hace que su objeto social sea alcanzable ya que conocen el contexto en el que trabajan o pretenden trabajar. Al conocer el contexto, las posibilidades de éxito en un proyecto aumentan.

Ya vimos que las OSC conocen el contexto (lenguaje, formas de vida, formas de acceso etc), pero tienen (según mi parecer) solo un 40% del trabajo realizado ya que luego de armar la estrategia que les va a permitir relacionarse con la comunidad, deben pensar en la estrategia que les va a permitir financiar la organización y sus respectivos programas. Para lograr tal fin, tradicionalmente las organizaciones acuden a establecer convenios con el sector empresarial, donde algunas terminan operando proyectos del área de Responsabilidad Social de la propia empresa (lo que no está mal, es una forma de ingreso) dependiendo de los resultados del proyecto (para la empresa), continuará su financiación u operación. Esta modalidad de financiamiento no está mal, lo que está mal es ir en contravía de la filosofía institucional.

Otra forma de financiamiento es la de cooperación por proyectos, donde muchas organizaciones terminan traicionando y prostituyendo su objetivo, su misión y su visión ya que deben ajustar la organización a la exigencia de las convocatorias. Así, en cada nueva convocatoria es una nueva misión, visión y objetivos.

La dos forma anteriores si bien han sido las predominantes (clásicas), no ofrecen escalabilidad y sostenibilidad a la organización y sus programas, por tal motivo muchas terminan desapareciendo sin haber cumplido con su misión (lo ideal es que desaparezcan por voluntad propia cuando hayan cumplido con su misión)

relacion-empresas2Ahora, miremos el contexto empresarial en relación a las organizaciones de la sociedad civil. Las organizaciones tienen a su favor todo el conocimiento del entorno, lo que facilita el proceso de intervención en las problemáticas que afectan a las comunidades pero no cuentan con la formación y el conocimiento sobre el funcionamiento del sector empresarial. Las empresas por el contrario no conocen el entorno social, lo que les dificulta la operación de sus programas de Responsabilidad Social y deben acudir a las organizaciones para que operen sus proyectos.

Este panorama nos dice que no es rentable para una empresa ejecutar un proyecto en un contexto que no conoce; también nos dice que no es positiva la relación OSC – empresa si ambas no conocen el contexto la una de la otra, lo que no ofrece ningún impacto de cambio real para el segmento de la comunidad a la que dirige su acción y tampoco para ninguna de las partes (OSC-empresa).

Para poder establecer una relación OSC – empresa que garantice éxito en la operación social es necesario que las Organizaciones de la Sociedad Civil formalicen su conocimiento y practicas entorno al funcionamiento del sector empresarial, tal cual lo deben hacer las empresas; girar sus prácticas entorno al conocimiento del entorno social y sus prácticas de intervención y operación.

“El desafío para la administración es por una parte desarrollar la capacidad de trabajar en ese nuevo tipo de empresas y por la otra concebir e implantar de manera estratégica las relaciones de una empresa con la comunidad y los diversos grupos sociales”. – Alianzas Intersectoriales para el Desarrollo Social. PEARSN Prentice Hall 2005.

¿Cuál es la reflexión? Y más que la reflexión, ¿Cuál es la forma ideal de apostarle al desarrollo social con sostenibilidad y escalabilidad? La respuesta, está en trabajar bajo la plataforma de “empresa social” que no es más que otra cosa que contribuir al desarrollo social pensando y actuando como una empresa con impacto social. Este resultado sale del maridaje de dos operaciones que siempre se han trabajado cada una por su lado apuntando a un mismo objetivo; contribuir al desarrollo social.