La ciudadanía entregó un pliego de peticiones en el que solicitan al gobierno de Ivan Duque el desmonte del proyecto de reforma tributaria, desmonte del proyecto de reforma a la salud y una reforma policial entre otras solicitudes de carácter laboral y pensiónal.

Por: Anne Zingha // Educador, activista, Harvard graduating Class*

Vigilia en torno a unas velas con las palabras «para nuestros muertos», en recuerdo de los manifestantes que murieron en protestas gubernamentales en los últimos días, en Cali, Colombia, el 5 de mayo de 2021 foto: Luis ROBAYO. Hasta el momento se estiman por lo menos 40 personas asesinadas y 114 personas desaparecidas 920 detenciones ilegales fuente: defensoria del pueblo

El pasado 15 de abril, el presidente Iván Duque envió al Congreso colombiano una reforma tributaria que buscaba generar más impuestos aumentando la base tributaria del país, situación que perjudicaría a la clase media y baja del país. De ser aprobada, esta reforma consideraba cobrar impuestos a aquellas personas que ganaran 1,237.000 mil pesos al mes, aproximadamente. También se consideraba un aumento en el IVA al 19%, lo que se vería reflejado en insumos como los productos básicos de la canasta familiar y los combustibles.

Desconociendo un año de pandemia donde la desaceleración de la economía llevo a el crecimiento exponencial de la pobreza en Colombia con un aumento al (42.5%) según cifras reportadas por el Dane(Departamento Administrativo Nacional de Estadística) lo que significo un aumento de 6.8 puntos porcentuales PPS frente a la cifra del 2019 (35.7%) cifras frente a las cuales no se planteo ningún plan de alivio o recuperación.

Así que con este panorama las personas deben buscar solas la forma de ganar sustento para sus núcleos familiares y sobrevivir, por qué esperar ayudas o subsidios del estado es una historia que no se presenta en Colombia.

Por tales razones para pronunciarse al respecto, la población de la tercera ciudad mas importante del país Cali se alzó en manifestaciones pacificas como el epicentro de las protestas, que se tornaron violentas debido a los abusos de la fuerza publica que no contentos con agredir los manifestantes agredieron directamente la comisión humanitaria de la ONU cuando pretendía hacer sus verificaciones.

En consecuencia las manifestaciones se han convertido en una situación de expresión de todas las formas de violencia por parte de la fuerza publica que ha tomado una actitud paramilitar alimentada por los Tweets que incitan al odio y la violencia del expresidente Alvaro Uribe Velez para que las fuerzas militares intervengan las manifestaciones y el ejercicio de la protesta pacífica con armamento pesado como los Venom (lanzador múltiple de proyectiles) usados por el ESMAD en Colombia, Israel y palestina, las bombas aturdidoras usadas en contra de un mercado campesino y población civil, y en todos los espacios el uso de gases lacrimógenos, proyectiles de corto y largo alcance.

Estamos ante una masacre de 15 días aprobada por el presidente Ivan Duque Marquez al decidir militarizar la ciudad de Cali, ciudad en la que se desplegaron más de cuatro mil elementos armados entre policías y soldados. En esta ciudad, las personas que han salido a manifestarse han sido cegadas, golpeadas, violentadas, desaparecidas y hasta asesinadas. Estamos ante un gobierno represor, intransigente y asesino.

Actualmente, se acumulan 15 días de manifestaciones para denunciar la desigualdad, la pobreza y los abusos de poder que se viven diariamente no solo en Cali si no en Colombia, malestares que vienen creciendo de tiempo atrás, los jóvenes vienen de año y medio de encierro por la pandemia de covid 19 se enfrentan a una sociedad sin oportunidades, sin futuro, sin universidades, sin colegios, presenciales, los sectores mas vulnerables vienen viviendo durante mucho tiempo la violencia estructural, el desplazamiento forzado a tal punto que comen una sola comida por día , presos de total impunidad; es decir, en contra del Gobierno de Iván Duque Marquez y su fuerza policial poco profesional con total ausencia de entrenamiento para controlar protestas sin aumentar la violencia y que decir de los militares usados para llenar el vacío de la incapacidad de las autoridades locales.

Exigen el derecho a la vida digna

En cuanto lo abordado con anterioridad la protesta social pacifica es un derecho constitucional por lo tanto no puede ser criminalizada, ni aun bajo estado de excepción. Sin embargo no todo tipo de protesta goza de protección constitucional. En varias ocaciones la corte constitucional ha enfatizado que el uso de la violencia con fines políticos es inadmisible en el marco de un estado democrático por que tal uso elude el camino abierto por los mecanismos institucionales de participación popular que canalizan los reclamos de los ciudadanos.

Para finalizar las categorías sociales clase, genero, etnia, en un estado malformado como el colombiano son usadas como modelos de interacción asimétrica en el conflicto para que la desigualdad tenga un carácter estructural socialmente aceptado.

En consecuencia la ciudadanía entregó un pliego de peticiones en el que solicitan a las autoridades correspondientes el desmonte del proyecto de reforma tributaria, desmonte del proyecto de reforma a la salud y una reforma policial entre otras solicitudes de carácter laboral y pensiónal y derechos humanos. En las protestas participan la sociedad civil, sindicatos, transportadores, indigenas, estudiantes, en las principales ciudades y departamentos de Colombia.

Por tanto esta comunidad se encuentra absolutamente ignorada en su afán de transformar la realidad adversa en una acción de derecho dinámico y flexible que incluya acuerdos que beneficien la juventud y la sociedad colombiana. Seguidamente en nombre de las costumbres no se pueden violar los derechos fundamentales , lo crucial es incorporar al sujeto individual y colectivo de forma paralela, a las subjetividades de derechos para las múltiples identidades colectivas que son esenciales en el desarrollo de las futuras sociedades.

Colombia se encuentra a un año de elecciones presidenciales y toda esta tensión aumentada se da después de 50 años de conflicto armado y 32 años de gobiernos de derecha pues lo mas seguro es que pierdan el poder que les permitió dejar: 4 millones de muertos por la guerra, 10 millones de desplazados, 1000 lideres de izquierda, ONG, comunales y otros asesinados, 10 millones de hectáreas entregadas para los ricos, 80 empresas publicas privatizadas,150 reformas a la constitución, 16 reformas tributarias, 250 billones de pesos perdidos en corrupción , 150% de aumento de la deuda externa, 15.000 mil títulos mineros otorgados a multinacionales, y la lista sigue razones que invitan a una una pregunta podrá Colombia mantener una democracia electoral de cara a las elecciones del 29 de mayo de 2022?